La prueba reina: la brutalidad policial y la necesaria renuncia del ministro

Por: Ariel Avila, revista Semana –

Lo más dramático de esto es que en los próximos días habrá más movilizaciones, la Colombia en la calle regresó. La pregunta es: ¿nos van a volver a aplicar esta violencia y represión policial?
 

Ustedes van a ver, a continuación, un video, recogido por Temblores ONG, que muestra cómo la Policía habría utilizado armas de fuego contra manifestantes que tenían piedras y palos. Los cogieron a mansalva, literalmente, apuntaron a sus cuerpos, tiraron a matar. En el video se observa cómo dos policías accionan sus armas y los demás, como si nada, ven cómo disparan contra personas. Nótese, cómo estos policías salen de una zona del CAI, es decir, no fue un tema aislado, los demás policías observan, no se preocupan por detenerlos. Además, lo más importante del vídeo es que, demostraría, que alguien dio la orden de utilizar esas armas: fue coordinado.

Los gritos de los que grababan eran: paren, están disparando. No hicieron caso, descargaron las armas. Este video demostraría, al menos, tres cosas. Por un lado, efectivamente la Policía disparó a matar en algunas zonas, usó las armas contra la población civil. En segundo lugar, muestra que la utilización de las armas fue planeada, en, al menos, este caso, es decir, no fue un caso de emergencia, estos dos policías salen de una zona del CAI donde había muchos otros policías, alguien los tuvo que autorizar. Lo obvio es pensar que hubo mandos que autorizaron esa utilización de armas. Ese cuento de que fue algo espontáneo se desvirtúa. Lo tercero, es que ellos dispararon contra población civil, ellos podían ver a quienes disparaban, se ve claramente que no estaban disparando a ciegas. Todo este video desvirtúa las versiones del Gobierno y del ministro de Defensa.

Colombia es, supuestamente, una democracia, comportamientos como estos solo son típicos de dictadura, es decir, esto, en regímenes democráticos, no debe ocurrir. Si llegara a ocurrir, debería existir responsabilidad jurídica y responsabilidad política. Es incomprensible cómo no ha caído nadie de la cúpula de la Policía, no ha renunciado el ministro de Defensa, nadie ha respondido políticamente. Total impunidad.

De hecho, la foto del presidente Duque con la chaqueta de la Policía no solo es delicada porque cuestiona la teoría democrática de que, en estos regímenes, el poder civil está por encima del poder militar, sino que, en medio de la crisis, da la sensación de impunidad y de que a pesar de esa brutalidad policial se les perdona todo. Videos como estos, lo que demuestran es que, lo coordinado, más que la quema de los CAI, fueron los disparos a mansalva contra la población civil.

La masacre de Bogotá dejó más de una decena de muertos, más de 70 heridos con armas de fuego y la utilización de armas por parte de la Policía. Una cosa como esta no se veía hacia por lo menos 40 años, esto no puede quedar impune. Así las cosas, las preguntas centrales serían tres: ¿quién dio la orden? Es claro que, al menos, en algunos casos alguien dio la orden. ¿Quién va a llevar el costo político de esto? Como mínimo, deben renunciar la cúpula de la Policía y el ministro de Defensa. ¿Por qué el gobierno de Iván Duque no toma decisiones? O, mejor, ¿A quién o quiénes protege?

Lo más dramático de esto es que en los próximos días habrá más movilizaciones, la Colombia en la calle regresó. La pregunta es: ¿nos van a volver a aplicar esta violencia y represión policial? ¿Esa es la respuesta de la Policía ante la democracia en las calles? Que Iván Duque nos diga de una vez si esto es una democracia o una dictadura.

Link original